Los animales son mucho más sensibles a los ruidos que los humanos, por lo que no es de extrañarse que con los fuegos artificiales, por ejemplo, muchos se descontrolen. Lo mismo pasa con las tormentas, las que pueden asustar y estresar a nuestras mascotas. Cuando esto sucede, es común que se escondan, ladren, lloren, incluso…